Amada familia,

¡Dios sigue haciendo de todo en Canaán! Todos los días, toooodos los días vemos milagros en nosotros y alrededor nuestro, tal como lo prometió: personas saliendo de las tinieblas a la luz, relaciones rotas siendo restauradas, y familias embargadas en tristeza, saltando de gozo y alegría.

Sería interminable contarlo todo, pero sólo queremos gritar a los cuatro vientos que…,¡DIOS ES FIEL! Él sigue dirigiendo este ministerio, cada paso a seguir, el crecimiento y cada uno de los detalles que este mismo implica.

Se acerca la mudanza, otra vez no cabemos donde estamos. Estamos orando y buscando un lugar donde podamos recibir a todos aquellos a quienes Dios envíe y donde podamos funcionar hasta que llegue el tiempo para la etapa final cuando Dios nos entregue la tierra que tiene para Canaán y las finanzas para construir la visión que Él mismo nos dio.

Nos despedimos compartiéndoles una gran noticia: El próximo 17 de mayo, los ancianos de Dunklin Memorial Camp, lugar donde fuimos restaurados, equipados y enviados hace 7 años aproximadamente, estarán ordenando a Jaime como Pastor. Yo (Liliana) puedo decirles que Dios no ha dejado caer por tierra ninguna de Sus palabras, y Él me prometió en el tiempo de tanta angustia, destrucción y desesperanza, que si le creía, confiaba y obedecía, vería Su gloria por el resto de mis días…Qué perfectos los nombres de Dios: Padre Eterno, Dios Fuerte, Príncipe de Paz, Consejero…Admirable…Fiel.

Créele a Dios. Confía en Sus promesas. Obedece ciegamente Sus instrucciones. Verás Su gloria.

Un abrazo fuerte,

Jaime y Liliana