Junio 28 de 2013

Amada familia,

Queremos compartir con cada uno de ustedes el gozo tan grande que estamos sintiendo al mirar atrás y ver todo lo que Dios ha hecho.  Estamos celebrando nuestro quinto aniversario de haber comenzado a vivir en el llamado y propósito extendido que nuestro Padre había preparado para nosotros. Han sido cinco años intensos. Dios ha hecho tanto, nos ha enseñado tanto y nos sigue sanado tanto, que definitivamente necesitamos seguir escribiendo libros que cuenten del Dios tan bueno, misericordioso y poderoso que tenemos.

Le damos Gloria a Él, porque Él ha sido el gran autor de los muchos milagros que han ocurrido en nuestra familia, y de los muchos milagros que nos ha permitido ver ocurrir en cientos y cientos de personas y familias. Podemos gritarle al mundo: Romanos 8:28.  Tenemos un Padre bueno que nos ama, nos perdona, nos levanta y que es especialista en imposibles.

Les tenemos además dos muy buenas noticias.  La primera ya tal vez muchos la saben y es que finalmente encontramos un lugar para Canaán.  Sabemos que estaremos allí un tiempo, y esperamos en el Señor que de allí saldremos cuando hayamos construido Canaán de acuerdo a la visión que Él nos dio y en la tierra que Él habrá de entregarnos.  El local actual está ubicado en la siguiente dirección: 14221 SW 120 street.  Miami, Fl 33186. Suite 203.  Estamos muy contentos en este nuevo lugar, está bien ubicado, los espacios son apropiados para lo que necesitamos actualmente.

La otra buena noticia es que el Señor ha llamado a Sus filas a un buen número de personas que nos están apoyando y están siendo de bendición para todos aquellos que están llegando pidiendo ayuda.  Sobretodo, está siendo una bendición para ellos ya que están vivenciando que más bienaventurado es el que da, que el que recibe.  Y siendo instrumentos de sanidad, seguimos siendo más sanados cada día.

También les contamos que Dios nos dirigió a abrir un nuevo ciclo de clases los martes en la noche, es un ciclo llamado Madurez, y es una preparación para la sanidad interior.  Todos los demás ciclos y etapas del programa continuan iguales, la única diferencia está siendo los tamaños de los grupos; los sábados el Señor está trayendo un promedio de 100 personas…lo cual fue abrumador al principio, pero como es Él quien hace la obra y es Él quien sana, hemos comprobado que a nosotros nos da lo mismo compartir ante 3 personas o ante 100, porque Él lo está haciendo.

Gracias por sus oraciones.  Sigamos orando los unos por los otros.  Sigamos bendiciéndonos los unos a los otros. Sigamos amándonos los unos a los otros.  Sigamos abriendo nuestro corazón y rindiéndonos en los brazos del Padre para que Su amor nos siga sanando y llenando, y que podamos dar ese mismo amor a nuestra familia primeramente.

Los amamos y los bendecimos,

Jaime y Lily