En los artículos anteriores presenté nueve de los diez tips que te pueden ayudar a determinar si vives con un adicto sexual.  Veamos el último tip ahora…

DÉCIMO TIP – DIFICULTADES LABORALES, SOCIALES, FAMILIARES Y LEGALES

A medida que la enfermedad avanza, el adicto requerirá más tiempo para pensar y conseguir sexo.  Esto implica menos tiempo para dedicar al trabajo, a la vida social, a la familia, a las responsabilidades profesionales o a cualquier otra obligación.  El desinterés por estas actividades es prueba de que la energía se está perdiendo por otro lado. La pareja afectada debería exigir saber lo que pasa.

¿Tu esposo perdió el trabajo, sus amistades regulares, su título profesional o ha sido arrestado?   Muchos adictos al sexo restan importancia a los arrestos, como por buscar una prostituta, diciendo que se trató de un hecho aislado y que no volverá a suceder.  ¡No te dejes engañar!  Estos arrestos casi nunca son casos aislados.  Lo más probable es que formen parte de un patrón de conducta de muchos años.

CONCLUSIÓN

Para cerrar, quiero invitarte a tomar muy en serio tu intuición, tus sentimientos y percepciones, entendiendo que la enfermedad de tu pareja no es tu responsabilidad, así que no seas tan dura contigo mismo(a).

Cuando el adicto al sexo explica dónde estuvo o lo que estuvo haciendo en determinada situación, sus explicaciones no parecen tener sentido.

¿Le tomó una hora ir al supermercado de la esquina a comprar la leche?}

¿Hay cargos en la tarjeta de crédito de compañías con nombres extraños?

¿Hay facturas de teléfono con llamadas a números que comienzan con números como 900?

¿Hay archivos pornográficos en la computadora?

Es posible que como pareja de un adicto sexual no quieras aceptar estas señales pues en el fondo no quieras sentir el dolor de aceptar la verdad.  Pudieras también elaborar conjeturas detalladas para convencerte de que no puede ser cierto, que esto no está ocurriendo. Quizá conozcas la frase: “La familia es la última en enterarse.”  La verdad es que la familia no es la última en enterarse, pero sí pueden ser los últimos en aceptar los hechos.

Después de leer una y otra vez los diez tips pudieras concluir que tu pareja sí es un adicto sexual.  “¿Y ahora qué hago?” pudieras preguntarte.

A menos que el adicto experimente suficiente dolor como resultado de su egoísmo y sus malas decisiones, no tomará la firme decisión de cambiar.  Míralo de esta manera, si a pesar de su egoísmo no experimenta ningún tipo de pérdida, ¿por qué entonces pudiera sentirse motivado a cambiar?

Es por este motivo que la mejor ayuda que le puedes dar a tu ser amado es dejarlo que llegue al final de su camino, que enfrente las consecuencias de sus malas decisiones; para que esto ocurra tendrás que dejar de ser un colchón.

¿Qué quiere decir esto?

  • Dejar de excusarlo en su trabajo, con sus amigos, con sus hijos, con el resto de la familia.
  • Dejar de socorrerlo financieramente ó cumpliendo con sus responsabilidades.
  • Deberás además poner límites firmes e impedir que te siga abusando con todas aquellas actitudes y actos que afectan tu autoestima.

!NO TE RINDAS!

Lectura recomendada: ¡HAY ESPERANZA!